Bienvenidos a Clínica Dental Cardedeu, su dentista de confianza

Horario : 9.00-13.00 | 16.00-20.00
  Contacto : 93 846 09 15

All Posts in Category: ATM

Cómo mantener limpia tu férula dental

Antes de ponértela, aconsejamos humedecerla previamente.

Por la mañana, cuando nos saquemos la férula aprovechamos para limpiarla con agua tibia y un jabón antibacteriano (disponible en farmacias) con un cepillo distinto al que utilizamos nosotros para evitar el traspaso de bacterias de los dientes a la férula (puede ser especial para férulas o dentaduras, un cepillo de uñas nuevo o uno convencional). 

Hay que prestar atención y limpiar tanto la parte interna que pega al paladar, como la parte externa, durante al menos dos minutos. 

Para lavarla es aconsejable no utilizar nunca pasta de dientes porque puede rallar la férula y crear una superficie que adhiera más bacterias.

Una vez al mes, es conveniente dejar la férula durante unas horas en un vaso de agua tibia en el que disolvemos bicarbonato o una pastilla para limpiar dentaduras (disponibles en farmacias). Una vez que haya finalizado el tiempo de espera, se enjuagará la dentadura con agua abundante. De esta manera se desinfectará bien y se evitará la acumulación de residuos.

No nos debemos olvidar de limpiar asiduamente la caja en la que guardamos la férula dental. En ella se depositan ácaros, bacterias y microorganismos que pueden traspasarse a la férula. Para evitarlo, podemos utilizar el mismo cepillo con el que limpiamos la férula o una gasa esterilizada.

Cuando estamos fuera de casa y no tenemos nada para poder limpiarla, al menos la enjuagaremos con agua abundante, pero antes de guardar la férula en su caja hay que lavarla y secarla bien.

Si con estos consejos sobre cómo limpiar tu férula dental aún no te ha quedado claro cómo mantener tu férula limpia, consulta a tu dentista, él te dirá cómo tienes qué hacerlo.

 

¡No olvides traer tu férula en la revisión anual para comprobar que esté en buenas condiciones!

Leer más

Ruidos en la mandíbula… ¿Es normal?

En el funcionamiento normal de la ATM (articulación temporomandibular), ni la articulación ni la musculatura asociada deben doler ni hacer ruidos tanto al realizar la acción de apertura o cierre mandibular como al lateralizar la misma. Debe funcionar suavemente y de forma indolora en su gama de movimientos normales.

 

 

 

El punto crítico para el paciente con problemas en la ATM es el estado del conjunto menisco-cóndilo (almohadilla-mandíbula) respecto a la fosa glenoidea (hueso temporal del cráneo) durante la carga máxima de la oclusión; es decir,  en el momento culminante de la fuerza de la masticación que provoca el contacto dental, fundamentalmente en los segmentos molares posteriores. La intercuspidación de los dientes y sus relaciones entre ellos determinan la dirección y la intensidad de la  fuerza que absorberán estas estructuras. Los músculos son los agentes de control definitivos.

Dicho de otra forma, la oclusión genera estímulos nerviosos gobernantes (propioceptivos) que terminan a nivel del Sistema Nervioso y son finalmente la fuente de control de lo que hacen los músculos, aunque  éstos son sólo el el mecanismo que media la acción y que permiten que la misma exista. La forma en que se ajustan los dientes es la que determina en última instancia la forma en que se ajusta la articulación. Por tanto, la buena relación entre  los componentes de la ATM depende en gran medida de las relaciones de los dientes entre sí. Y, de la misma manera, todo aquello que altere la conexión entre las piezas dentarias afectará al funcionamiento normal de la articulación.

En el comienzo de esas alteraciones se puede presentar un desplazamiento anormal del menisco pero que se vuelve a colocar en su lugar en uno o todos de esos movimientos, lo que se traduce por un ruido al abrir y cerrar la mandíbula (clic recíproco). Si el disco no vuelve a su sitio, puede interferir en la apertura de la boca, reduciendo la misma y pudiendo provocar dolor por compresión. En este caso, paradójicamente, los ruidos desaparecen. Si los ruidos son como crujidos, continuos, nos podemos enfrentar a enfermedades avanzadas degenerativas, del tipo de la artrosis. Otras enfermedades más agresivas pueden producir ruidos articulares, pero no es el propósito de este escrito describirlas aquí.

Baste decir que los ruidos articulares pueden avisarnos de que algo anormal está ocurriendo y que debemos tomar medidas para evitar que se presente alguna lesión irreversible o, al menos, evitar que las que se se han producido no avancen hasta provocar incapacidades importantes en el funcionamiento habitual de nuestra boca.

Leer más

¿Alteración de la articulación de la masticación (ATM)?

La articulación temporomandibular (ATM) es la bisagra que une el maxilar superior y la mandíbula inferior. Cuando esta articulación tiene problemas o no trabaja correctamente decimos que existen alteraciones de la ATM.

Esta bisagra es una de las articulaciones más complejas del cuerpo, es responsable de mover la mandíbula inferior hacia delante, atrás y hacia ambos lados. Todos los problemas que impiden el trabajo normal de este sistema complejo de músculos, ligamentos, discos y huesos, se agrupan bajo la denominación de alteración de ATM. Con frecuencia, la alteración de ATM se manifiesta clínicamente como si la mandíbula saltara, cliqueara o se “atascara” por unos segundos. A menudo, es imposible de determinar la causa exacta de esa falta de alineación.

¿Cuáles son los síntomas de la alteración de ATM?
Las alteraciones de la ATM presentan varios síntomas y señales. Es difícil saber con certeza si uno padece alteraciones de ATM o no, porque sus síntomas también son indicadores de otros problemas. Su dentista emitirá el diagnóstico correcto por medio de su historia clínica y odontológica completa, el examen clínico y la toma de radiografías apropiadas.

Algunos de los síntomas de alteración de ATM más comunes son los siguientes:

  • Dolores de cabeza (frecuentemente parecidos a las migrañas), dolor de oídos, y dolor y presión por debajo de los ojos.
  • Un cliqueo al abrir o cerrar la boca.
  • Dolor ocasionado por el bostezo, al abrir la boca ampliamente o masticar
  • Mandíbulas que se “traban”, se cierran o se salen del lugar.
  • Molestias dolorosas en los músculos de la mandíbula.
  • Un cambio repentino en el modo en que los dientes superiores e inferiores encajan unos sobre otros.

¿Cómo se trata la alteración de ATM?
Si bien no hay una única cura única para la alteración de ATM, hay diferentes tratamientos a seguir que reducen los síntomas en forma significativa. Su dentista puede recomendarle una o más de las siguientes sugerencias:

  • Intente eliminar el espasmo muscular y el dolor aplicando calor húmedo o tomando aspirinas® u otros analgésicos o antiinflamatorios de venta libre.
  • Use una placa de mordida, para reducir los efectos dañinos de apretar los dientes excesivamente y rechinarlos. Hecho a medida para su boca, la placa se coloca sobre los dientes superiores y evita el rechinado de los dientes superiores contra los inferiores.
  • Aprenda técnicas de relajación para ayudarlo a controlar la tensión muscular sobre la mandíbula. Su dentista puede sugerirle la consulta con algún especialista para eliminar el estrés.
  • Cuando las articulaciones mandibulares se ven afectadas y los otros tratamientos no han podido solucionar el conflicto, se recomienda la cirugía.
hinges
La alteración de ATM ocurre cuando la articulación compleja que hace de “bisagra” entre las mandíbulas superior e inferior no trabaja en forma correcta.

signature
Profesor:
Dr. Ignacio Corral Pazos de Provens
Doctor en medicina y cirugía. Especialista en
Estomatología. Master en Periodoncia e
Implantología por la UCM

Leer más

¿Qué es el bruxismo?

Bruxismo es el término que hace referencia a la acción incesante de rechinar y cerrar los dientes sin intención de hacerlo y en momentos inadecuados. Las personas que padecen de bruxismo a menudo no se dan cuenta de que han desarrollado este hábito, y no saben que el tratamiento está disponible hasta que se han dañado  la boca y  los dientes.

A continuación, se enumeran los síntomas más comunes del bruxismo. Sin embargo, cada individuo puede experimentar los síntomas de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Dientes desgastados ó astillados.
  • Dolor facial.
  • Dientes demasiado sensibles.
  • Tensión de los músculos de la cara y de la mandíbula.
  • Dolores de cabeza.
  • Dislocación de la mandíbula.
  • Daños en el esmalte dental, que exponen la parte interna del diente (dentina).
  • Crujido o chasquido en la articulación temporomandibular (su acrónimo en inglés es TMJ).
  • Indentaciones de la lengua.
  • Daños en la parte interior de la mejilla.

Los síntomas del bruxismo pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Consulte a un dentista o a su médico para su diagnóstico.

¿Qué causa el bruxismo?

Aunque este hábito es involuntario, los especialistas de la salud oral a menudo consideran como causas características del bruxismo la tensión excesiva y ciertos tipos de personalidad. El bruxismo suele afectar a las personas que experimentan tensión nerviosa,  ira, dolor o frustración frecuentes y a las personas demasiado competitivas, apresuradas o con tendencias agresivas.

¿Cómo se diagnostica el bruxismo?

Durante las visitas periódicas al dentista, se examinan los dientes en busca de evidencias de bruxismo — a menudo indicadas por la apariencia plana de la punta de los dientes. Si los síntomas están presentes, se observan los cambios ocurridos en las siguientes visitas antes de establecer un programa de tratamiento.

Tratamiento para el bruxismo:

El tratamiento específico para el bruxismo será determinado por su dentista o médico basándose en lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica.
  • Que tan avanzada está la enfermedad.
  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
  • Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.
  • Su opinión o preferencia.

Aproximadamente una de cada tres personas sufre de bruxismo que, en la mayoría de los casos, puede ser tratado con éxito. El tratamiento puede incluir lo siguiente:

  • Modificación de la conducta.
  • Durante las visitas periódicas al dentista, se examinan los dientes en busca de evidencias de bruxismo — a menudo indicadas por la apariencia plana de la punta de los dientes. Si los síntomas están presentes, se observan los cambios ocurridos en las siguientes visitas antes de establecer un programa de tratamiento.
Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies