Bienvenidos a Clínica Dental Cardedeu, tu dentista de confianza

Horario : 9.00-13.00 | 16.00-20.00
  Contacto : 93 846 09 15

All Posts in Category: Bruxismo

Cirugía ortognática… ¿qué es?

Algunos pacientes presentan maloclusión (alteración en las relaciones entre los dientes de ambas arcadas o de las disposiciones de los mismos) acompañándose de una falta de armonía de los huesos de la cara, lo que les puede condicionar, tanto en sus funciones habituales (masticación, fonación, deglución…) como en su aspecto estético. Es lo que denominamos deformidad dentofacial. Esta condición, NO es patológica como tal pero puede provocar que el paciente sufra ciertas repercusiones en sus áreas de relación social y autoestima.

En muchas casos de maloclusión el tratamiento con ortodoncia soluciona el problema, pero cuando la afectación no se puede arreglar por medio de aparatos, la única aproximación a la resolución del caso es por medio de la Cirugía Ortognática.

La Cirugía Ortognática, realmente se compone de tres fases:

1.- La Ortodoncia prequirúrgica, para preparar las arcadas dentarias y alinearlas, es decir, que los dientes presenten una relación óptima con los maxilares que los acogen.

2.- La Cirugía, llevada a cabo en ambiente hospitalario, con anestesia general y con un tiempo de ingreso cifrado entre los dos y los cinco días, dependiendo del caso.

3.- La Ortodoncia postquirúrgica, habitualmente mucho más corta que la prequirúrgica, para terminar los últimos detalles.

Más recientemente se ha preconizado el uso de la cirugía antes de la ortodoncia, lo que en ciertos casos, acorta el tiempo total de tratamiento, percibiéndose desde el principio los cambios faciales y posteriormente ajustando la oclusión por medio de la ortodoncia postquirúrgica.

El acto quirúrgico en sí se desarrolla por dentro de la boca, por lo que no deja cicatrices visibles. Se realiza una fijación por medio de miniplacas y tornillos de titanio, que normalmente no es preciso retirar y de esta manera, el paciente comienza a ingerir alimentos por boca en las primeras 24 horas.

Los cambios ya son visibles al salir del quirófano aunque suele haber inflamación y hematomas en los primeros días. Los pacientes no refieren dolor intenso en ningún momento y el tratamiento médico consiste en antibióticos y antiinflamatorios durante una semana, normalmente en su domicilio. Aproximadamente en un mes, la reincorporación (antes, si sus labores habituales no requiere un gran esfuerzo físico) es la norma.

Los riesgos, habitualmente son los inherentes a cualquier intervención en esta área anatómica y serán convenientemente explicados por el Cirujano Maxilofacial al realizar la entrevista personal y dar el consentimiento informado pertinente.

Es preciso saber, que salvo raras excepciones, las deformidades dentofaciales no son incompatibles con la vida y la Cirugía Ortognática suele ser un tratamiento electivo, pero que puede mejorar mucho la calidad de vida del paciente y, fundamentalmente su actitud ante la misma, puesto que, la mayoría de las veces ofrece un salto cualitativo importante hacia adelante en su aspecto físico. Una grandísima parte de los pacientes se encuentra muy satisfecha con los cambios producidos después de la intervención.

Leer más

¿Existe el rechazo a los implantes dentales?

El rechazo de los implantes desde el punto de vista estrictamente médico NO existe, entendiéndose este hecho como la reacción inmunológica que provoca este elemento extraño al introducirse en el organismo y que provocaría la “expulsión” de ese implante.

Otra cosa es que en casos muy puntuales, en un porcentaje de alrededor del 4-5% de los implantes, simplemente no se integren (no “prendan”) en el hueso sin mediar ningún fenómeno objetivable ni, por tanto, predecible. Es decir, una vez esperado el periodo que todo implante necesita para integrarse (entre dos y cuatro meses dependiendo de múltiples factores), en el momento de colocar la prótesis se observa que ese implante tiene movilidad y, por tanto, no es capaz de soportar la carga de la prótesis para la que estaba prevista su colocación. Entonces, no conocemos la causa por la que ese pequeño porcentaje de implantes se pierde. Sin embargo, y este es un dato constatado a lo largo de muchos años de práctica clínica, podemos afirmar sin riesgo a equivocarnos, que una nueva colocación de implante en el mismo lugar tendrá casi todas las posibilidades de un éxito completo, siempre que se coloque a la persona adecuada, por parte del profesional adecuado y en las condiciones adecuadas.

Otra causa de pérdida de implantes incluye las infecciones del mismo o del hueso donde están alojados. Si el implante sustituye a un diente (o a un conjunto de ellos), cabe deducir que está sometido a las mismas enfermedades que pueden acaecer sobre las piezas dentarias que deberían estar en ese lugar. Si en el caso de los dientes naturales el proceso se denomina periodontitis, en el asunto que nos ocupa, se llama periimplantitis, siendo procesos similares y llegando en ambos casos sin los cuidados o tratamientos adecuados, a la destrucción del hueso subyacente y a la pérdida del diente o del implante.

Por ultimo es reseñable la sobrecarga excesiva que algunos hábitos parafuncionales como el bruxismo ejercen sobre los implantes. Se ha constatado que implantes perfectamente integrados y funcionantes han terminado perdiéndose por la excesiva presión que se provoca en estos casos. Por tanto es preciso evaluar la intensidad de bruxismo que presenta si el paciente que va a ser rehabilitado con implantes osteointegrados. En su caso habrá que tratar ese desorden, incluso con algún tipo de terapia psicológica y, ocasionalmente será preciso valorar el uso de mecanismos de contención por medio de férulas de descarga.

Leer más

A todas las personas de más de 60… Consejos de cuidado bucal

Salud bucodental en los mayores

El envejecimiento es un proceso dinámico que se inicia desde el momento del nacimiento y se desarrolla a lo largo de la vida. En este recorrido vital se producen cambios morfológicos, funcionales y psicológicos.

Envejecer no es lo mismo que enfermar aunque sí conlleva un mayor riesgo de desarrollar ciertas enfermedades y aparición de incapacidades. Por eso, es tan importante la prevención y el cuidado de la salud desde la infancia y de ahí la necesidad de establecer unos objetivos para mejorar la salud del adulto y del mayor.

 

1. Envejecimiento natural de los dientes

Cuáles son los cambios y patologías a nivel oral más frecuentes en los mayores:
• Cambios en el tamaño, forma y color de los dientes.
• Aparición de caries dental.
• Aumento de la sensibilidad y retracción de encías.
• Pérdida dentaria parcial o total.
• Enfermedad de las encías (gingivitis y periodontitis).
• Menor producción de saliva.
• Mayor riesgo de lesiones premalignas en labios, lengua y mejillas (tejidos blandos).

Por todo esto, es fundamental tener una correcta actitud de prevención y cuidado bucal. Preservar y mejorar nuestra salud oral repercute directamente en la salud general y en nuestra calidad de vida. La capacidad para comer y hablar, así como la percepción de nuestra propia imagen, intervienen directamente en la autoestima y en nuestro modo de relacionarnos con los demás.

 

2. ¿Qué situaciones afectan a nuestra salud oral?

Situaciones que in uyen negativamente en nuestra salud oral:

  • Una higiene oral incorrecta.
  • Una alimentación inadecuada.
  • Algunos medicamentos que se toman para otras patologías o enfermedades.
  • Hábitos nocivos, como el alcohol y el tabaco.
  • Incapacidad física o mental.
  • Enfermedades sistémicas (diabetes, depresión, hipertensión, etc).
  • Falta de revisiones odontológicas periódicas por parte del dentista.Tu actitud crea salud

    La alimentación adecuada es importante para el mantenimiento de la salud general y bucal. Una actividad física adaptada a cada edad previene patologías óseas y musculares. Así mismo, una actividad mental y social normal nos permitirá envejecer más saludablemente.

En cuanto al cuidado oral es imprescindible mantener hábitos de higiene revisiones periódicas.

 

3. Acudir al dentista la forma más segura de reducir riesgos

Si visitas al dentista al menos dos veces al año, previenes enfermedades y evitas tratamientos más complejos y costosos.

  • REDUCES EL RIESGO DE PADECER ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES
    • Los pacientes con algún tipo de enfermedad en las encías tienen entre un 25 y un 50% más de posibilidades de padecer un trastorno cardiovascular.
  • AUMENTAS LA CALIDAD Y “CANTIDAD” DE VIDA
    • Comer de todo, no sufrir por tu boca y lucir una sonrisa sana, forman parte de una vida plena y de calidad. Todo ello evita el mal aliento, lo que bene cia las relaciones sociales.
  • DISMINUYES LA GRAVEDAD DE LAS ENFERMEDADES METABÓLICAS COMO LA DIABETES
    • La enfermedad periodontal, además de provocar la pérdida de dientes, puede afectar al control del azúcar en sangre.
  • DETECCIÓN TEMPRANA DE ENFERMEDADES GRAVES
    • Visitar periódicamente al dentista permite a los profesionales detectar lesiones malignas o premalignas en la boca, alertándonos sobre problemas de salud graves, como puede ser el cáncer oral.
  • HACES POSIBLE UNA TERCERA EDAD PLENA Y SALUDABLE
    • Muchos de los problemas bucales que se achacan a un deterioro natural no son propios de la tercera edad. La falta de dientes o las prótesis mal ajustadas generan problemas de salud que pueden y deben ser detectados y solucionados.
  • EDUCAS EN SALUD A FAMILIARES Y AMIGOS
    • Los padres y abuelos con su ejemplo, contribuyen a crear hábitos saludables en la infancia y en la adolescencia. Una sonrisa sana y bonita provoca que nuestro entorno de amistades se cuide también más.
  • DETECTAS ENFERMEDADES RENALES
    • Las enfermedades renales pueden ser detectadas en una revisión odontológica ya que, cuando los riñones no funcionan bien, suelen provocar un sabor desagradable en la boca.
  • FAVORECES UN DESCANSO Y UN SUEÑO MÁS REPARADOR
    • Controlar el bruxismo (hábito de apretar y/o rechinar los dientes), evita dolores de cabeza, contracturas cervicales, tensión, sensibilidad dentinaria e insomnio.

 

4. Prevenir la caries dental

La caries dental es una enfermedad infecciosa que produce destrucción de los tejidos dentarios. Los microorganismos se depositan en los dientes formando una película blanquecina denominada placa bacteriana. Su eliminación es el objetivo que perseguimos cuando nos cepillamos los dientes.

Sin placa bacteriana no tendremos caries

Las bacterias de la caries se pueden contagiar a otras personas. Por eso, los dentistas insisten en que no debemos besar a los recién nacidos ni bebés. Además, estos microorganismos pueden propagar la infección a otros órganos por lo que es fundamental tratar el problema cuanto antes y evitar riesgos para la salud general.

 

5. Enfermedades de las encías

Las encías hinchadas, enrojecidas o que sangran espontáneamente o al cepillarnos los dientes, son indicadores de que están enfermas (gingivitis), aunque suele ser indoloro.

Si no las tratamos a tiempo, la enfermedad irá destruyendo los tejidos que sujetan el diente produciéndose movilidad (periodontitis) y nalmente, la pérdida dentaria con todo lo que eso implica. Las bacterias son responsables de las alteraciones en las encías y, como las de la caries, también se pueden contagiar.

CÓMO PREVENIR Y EVITAR LA CARIES Y LAS ENFERMEDADES DE LAS ENCÍAS:

  • Con un correcto cepillado dental con pasta con úor después de las comidas durante 2 minutos y, sobre todo, antes de irse a dormir. Puedes utilizar cepillo manual o eléctrico.
  • El cepillo o cabezal (si es eléctrico) debe renovarse cada tres o cuatro meses.
  • No olvidar cepillar la lengua suavemente con movimientos de atrás hacia adelante.
  • Usar siempre seda dental o cepillos interdentales adaptados al espacio interdental de cada persona.
  • Los enjuagues o colutorios son un complemento, NUNCA sustituyen la acción del cepillado.
  • En caso de mal aliento (halitosis) consulta al dentista.
  • Visita a tu dentista dos veces al año.

 

6. ¿Cómo evitar la sensación de boca seca o “xerostomía”?

La saliva es un importante uído que interviene en la digestión, el habla y la protección de dientes y mucosas. Con la edad las glándulas salivales pueden perder su capacidad de producir saliva, provocando la sensación de boca seca o ardiente y pudiendo llegar a ocasionar lesiones en las comisuras labiales (queilitis). Se presenta con mayor frecuencia en las mujeres y sobre todo después de la menopausia.

Existen medicamentos que disminuyen la producción de saliva (antihipertensivos, antidepresivos, etc.) por eso, es importante acudir al médico y al dentista para su valoración.

SI NOTAS TU BOCA SECA:

  • Estimula la producción de saliva masticando alimentos duros, caramelos sin azúcar, o chupando semilllas de fruta (huesos de aceituna o cereza).
  • Utiliza productos destinados a aumentar la salivación como pastas dentales, enjuagues, etc.
  • Evita el alcohol y el tabaco.
  • Bebe abundante agua.
  • Humedece frecuentemente la boca y los labios.
  • Acude a tu dentista para recibir tratamiento.

 

7. Falta de piezas dentales y uso de dentadura postiza

La falta de piezas dentales repercute en la estética, en la capacidad de masticación y por tanto, en la digestión, en el habla y en la autoestima.

La rehabilitación tras la pérdida dentaria es un procedimiento complejo que solo puede llevar a cabo el dentista.
Las consecuencias de un tratamiento incorrecto pueden afectar

7

muy negativamente a nuestra salud y calidad de vida.

Existen varios tipos de prótesis: removibles (de quitar y poner), fijas y sobre implantes.

RECUERDA:

  • Evita alimentos muy duros y pegajosos que puedan romper tu prótesis.
  • Si apareciera alguna molestia, lesión o desajuste acude a tu dentista a que te lo revise. NUNCA intentes resolverlo tú mismo.

 

8. Cuidado y mantenimiento de la prótesis dental

PRÓTESIS REMOVIBLE

  • Las dentaduras postizas (prótesis) se deben limpiar después de cada comida con un cepillo de uñas y un poco de jabón o pasta dental.
  • Cepillarse los dientes sin la prótesis puesta en la boca.
  • Conviene quitar la prótesis para dormir, para que los tejidos descansen.
  • Mientras está fuera de la boca, conviene conservar las prótesis en agua, a la que se pueden añadir pastillas desinfectantes una vez por semana.PRÓTESIS FIJA
  • Las prótesis jas (fundas) deberán ser limpiadas igual que el resto de los dientes.
  • También se pueden utilizar irrigadores que ayudan a eliminar residuos alimenticios que quedan adheridos alrededor de los dientes o coronas.
  • Si la prótesis se mueve un poco, puedes usar una pasta adhesiva por indicación de tu dentista.

 

9. Lesiones en lengua, labios, mejillas o mucosas

  • Con la edad aumenta el riesgo de que lesiones en lengua, labios, mejillas y mucosas se malignicen. El riesgo es mayor si se consume alcohol y tabaco.
  • Si te sale alguna llaga, evita comer alimentos picantes y enjuágate con agua con sal o bicarbonato.
  • Si la lesión persiste más de 2 semanas, consulta al dentista sin falta.

 

10. ¿Quieres dejar de fumar? Tu dentista puede ayudarte

Dejar de fumar no es fácil, pero el éxito favorece a los que están más preparados. Por eso, tu dentista va a orientarte en esta decisión que quiere tomar: dejar de nitivamente el tabaco y comenzar una vida “más respirable”.

LA INFORMACIÓN ES TU ALIADA

  • El tabaco está asociado a casi el 80 por ciento de los casos de cáncer oral. También agrava la gingivitis, periodontitis y hace fracasar los tratamientos con implantes dentales.
  • Aumenta el riesgo de padecer enfermedades del aparato respiratorio como la bronquitis ó el en sema, agrava el asma e incrementa la posibilidad de enfermedades cardiocirculatorias.
  • Causa arrugas por la degradación de las bras elásticas, aliento desagradable, dientes amarillos, tez cerosa y grisácea y di culta la cicatrización.Para ayudarte, el COEM y la FCOEM cuentan con un convenio de colaboración con la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). Puedes acceder a un programa de ayuda personalizado y gratuito para dejar de fumar.

    Más información en www.aecc.es/te-ayudamos

RAZONES Y BENEFICIOS PARA DEJAR DE FUMAR

  • Mejorar la calidad de vida.
  • Respirar mejor.
  • Cansarte menos y reducir la tos.
  • Reducir las posibilidades de tener una enfermedad del corazón, cáncer, etc.
  • Tener una piel más tersa y menos arrugas.
  • Tener unos dientes sin manchas y unas encías más sanas.
  • Mejorar tu rendimiento físico y deportivo.
  • Recuperar el buen aliento y saborear las comidas.
  • Ahorrar dinero.
  • Ser un buen ejemplo para tus hijos, nietos, sobrinos, etc.
  • Respetar a las personas con las que convives, especialmente niños o personas con problemas de salud.

 

11. Cuidado en pacientes oncológicos

En el caso de ser paciente oncológico, es imprescindible realizar una evaluación de la cavidad oral antes del tratamiento de quimioterapia, llevando a cabo los procedimientos odontológicos que sean necesarios y que eviten complicaciones durante y después de dicho tratamiento.

El cuidado y la higiene oral son esenciales para prevenir y minimizar dichos efectos. Ante cualquier problema durante el tratamiento, debes consultar con el dentista para solucionarlo lo antes posible.

La complicación más frecuente es el enrojecimiento de la mucosa oral que puede producir una sensación de escozor y hormigueo y una cierta hipersensibilidad ante determinados alimentos (mucositis). En otros casos, aparecen úlceras e in amación de las encías que pueden producir serias molestias para hablar y comer.

Pacientes sometidos a radioterapia de cabeza y cuello

El cuidado de la cavidad oral es muy importante en los pacientes que van a recibir radioterapia de cabeza y cuello ya que, además de la mucositis, pueden sufrir otras complicaciones como la sequedad oral, que aumenta la susceptibilidad a la caries y di culta la higiene.

Es fundamental que todas las extracciones que sean necesarias se efectúen antes del tratamiento con radioterapia, ya que así se evita la posibilidad de sufrir una osteonecrosis.

 

¿Qué hacer para paliar la mucositis?

  • Proteger la mucosa de irritaciones y agresiones:comidas muy calientes, picantes, etc.
  • Mantener la boca hidratada: ingesta elevada de líquidos y geles hidratantes (productos para boca seca o con ácido hialurónico).
  • Chupar hielos. Se pueden aromatizar con manzanilla o limón.
  • La boca seca y las alteraciones del gusto son muy frecuentes en los tratamientos con quimioterápia, pero desaparecen al nalizar dicho tratamiento.
  • Se recomienda un cepillado dental cuidadoso con cepillo blando y una pasta dental sin irritantes como laurilsulfato sódico, sin sabores a menta intensos. Pueden estar indicadas las pastas de dientes para xerostomía (boca seca).
  • En caso de que tenga in amación de las encías o enfermedad periodontal, puede utilizar un colutorio de clorhexidina sin alcohol después del cepillado.
  • Los bálsamos hidratantes labiales mantienen los labios en buenas condiciones.
  • Utilizar un enjuague de agua con manzanilla, o bien diluir media cucharada de sal y media de bicarbonato en 200 ml de agua, y enjuagarse con ella varias veces al día.
  • En caso de que existan úlceras o erosiones, consulta con tu dentista.
  • En algunas ocasiones, el uso de las prótesis removibles debe reducirse a lo imprescindible, sobre todo en pacientes de radioterapia.

 

12. Normas básicas de la higiene

Se ha de tener una correcta higiene oral después de cada comida, destacando:

  1. Cepíllate los dientes dos o tres veces al día (después de las comidas) con una pasta dental con úor durante dos minutos. También se deben cepillar suavemente las zonas desdentadas.

    No te olvides de limpiar la lengua.

  2. Limpia entre los dientes diariamente con un hilo dental o con un limpiador interdental. Las bacterias que causan caries se quedan entre los dientes donde las cerdas del cepillo no entran. El hilo dental remueve la placa dental y las partículas de alimentos de entre los dientes y bajo el margen de las encías.
  3. Reemplaza el cepillo dental cada tres o cuatro meses, o antes si las cerdas se deshilachan. Un cepillo dental dañado no limpiará bien tus dientes.
  4. Puedes elegir entre cepillos manuales o eléctricos.
  5. Consulta con tu dentista acerca de los productos de

    cuidado oral que sean más e caces para ti.

  6. Visita a tu dentista regularmente para recibir limpiezas profesionales y exámenes de la boca.

 

13. Hábito de apretar o rechinar los dientes (“bruxismo”)

Rechinar los dientes puede provocar desgaste, rotura de piezas dentarias, dolor y sobrecarga muscular que pueden llegar a provocar dolores de cabeza y de cervicales.

Una férula de descarga puede ayudar a evitarlo siempre y cuando esté bien realizada y ajustada, de lo contrario, su uso puede agravar la patología.

Es imprescindible acudir al dentista para tratar el bruxismo, de este modo evitaremos lesiones y favoreceremos un descanso nocturno pleno y un sueño más reparador.

 

14. Actitudes que crean salud: prevención y cuidado bucal

HÁBITOS SALUDABLES

  • Evita comer dulces entre horas.
  • No tomes alimentos azucarados antes de dormir.
  • Usa vaselina o cacao con protector solar antes de salir a dar un paseo.
  • Bebe abundante agua.

RECUERDA:

  • Acude a tu dentista cada 6 meses y no dudes en consultarle si:
    • Tienes alguna herida o llaga en la boca que no se te cure.
    • No puedes masticar con tu prótesis o se te rompe.
    • Tienes dolor o movilidad de algún diente.
    • Te sangran o molestan las encías.

IMPORTANTE:

  • El diagnóstico y el tratamiento de las patologías de la cavidad oral deben ser realizados por odontólogos y estomatólogos cualificados y titulados, dado que las consecuencias de un diagnóstico o tratamiento incorrectos pueden afectar muy negativamente a nuestra calidad de vida.

 

15. Los mayores, fundamentales en la prevención y la salud oral de la familia

Los mayores son los mejores aliados en la salud oral de los más pequeños de la familia. Los abuelos, tíos, etc. son esenciales en su cuidado por el poder de in uencia que tienen en los niños y el tiempo que se comparte con ellos, considerado de gran calidad. Por todo ello, son fundamentales a la hora de trasladar un mensaje de prevención dentro de la familia.

CONSEJOS DE HIGIENE

  • Hay que resaltar la importancia del cepillado y cuidado

    bucal, incluso en niños pequeños.

  • Deberemos introducir hábitos de higiene oral en una fase temprana.
  • Sí aún no han salido los primeros dientes es conveniente limpiar las encías con una gasa húmeda después de cada toma.
  • Según vayan saliendo los dientes iremos adaptando el cepillo en función de las necesidades del niño.
  • El cepillado debe ser realizado por los adultos hasta que los niños sean capaces de cepillarse bien por sí solos.
  • Ayuda situarse detrás del niño, frente a un espejo inclinando su cabeza hacia atrás.
  • Es conveniente seguir un orden para limpiar todos los dientes por todas sus caras sin olvidar ninguna parte de la boca.

DIETA

  • No abusar de alimentos ricos en azúcar (refrescos, chucherías, bollería) procurando limitar su consumo y evitar usarlos como premio y entre comidas.
  • La consistencia de los alimentos debe ser sólida, fomentando la masticación.

Consejos:

  • No picar entre horas, cepillarse los dientes y encías después de cada comida.
  • Vigilar la calidad de los alimentos que ingiera el niño.
  • Su odontopediatra puede asesorarte.

 

 

Más información en:

www.coem.org.es/masde60

 

Leer más

¿Qué es el bruxismo?

Bruxismo es el término que hace referencia a la acción incesante de rechinar y cerrar los dientes sin intención de hacerlo y en momentos inadecuados. Las personas que padecen de bruxismo a menudo no se dan cuenta de que han desarrollado este hábito, y no saben que el tratamiento está disponible hasta que se han dañado  la boca y  los dientes.

A continuación, se enumeran los síntomas más comunes del bruxismo. Sin embargo, cada individuo puede experimentar los síntomas de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Dientes desgastados ó astillados.
  • Dolor facial.
  • Dientes demasiado sensibles.
  • Tensión de los músculos de la cara y de la mandíbula.
  • Dolores de cabeza.
  • Dislocación de la mandíbula.
  • Daños en el esmalte dental, que exponen la parte interna del diente (dentina).
  • Crujido o chasquido en la articulación temporomandibular (su acrónimo en inglés es TMJ).
  • Indentaciones de la lengua.
  • Daños en la parte interior de la mejilla.

Los síntomas del bruxismo pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Consulte a un dentista o a su médico para su diagnóstico.

¿Qué causa el bruxismo?

Aunque este hábito es involuntario, los especialistas de la salud oral a menudo consideran como causas características del bruxismo la tensión excesiva y ciertos tipos de personalidad. El bruxismo suele afectar a las personas que experimentan tensión nerviosa,  ira, dolor o frustración frecuentes y a las personas demasiado competitivas, apresuradas o con tendencias agresivas.

¿Cómo se diagnostica el bruxismo?

Durante las visitas periódicas al dentista, se examinan los dientes en busca de evidencias de bruxismo — a menudo indicadas por la apariencia plana de la punta de los dientes. Si los síntomas están presentes, se observan los cambios ocurridos en las siguientes visitas antes de establecer un programa de tratamiento.

Tratamiento para el bruxismo:

El tratamiento específico para el bruxismo será determinado por su dentista o médico basándose en lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica.
  • Que tan avanzada está la enfermedad.
  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
  • Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.
  • Su opinión o preferencia.

Aproximadamente una de cada tres personas sufre de bruxismo que, en la mayoría de los casos, puede ser tratado con éxito. El tratamiento puede incluir lo siguiente:

  • Modificación de la conducta.
  • Durante las visitas periódicas al dentista, se examinan los dientes en busca de evidencias de bruxismo — a menudo indicadas por la apariencia plana de la punta de los dientes. Si los síntomas están presentes, se observan los cambios ocurridos en las siguientes visitas antes de establecer un programa de tratamiento.
Leer más

El bruxismo. ¿Soluciones?


En Clínica Dental Cardedeu nos preocupamos por tu salud y sabemos que son muchas las personas que padecen de bruxismo y no son conscientes de ellos. Es por este motivo, que hoy vamos a explicaros qué es el bruxismo y qué precauciones deben tomarse para controlar esta problemática.

El bruxismo es un término que se utiliza para referirse al hábito de apretar fuertemente los dientes, haciéndolos rechinar, deslizando los dientes de atrás hacia adelante. Este hábito inconsciente, que suele realizarse mientras se duerme, a la larga puede derivar en leves o graves dolencias bucodentales y, por lo tanto, es importante aprender a controlarlo para evitar dichas dolencias.

Son muchas las teorías que explican las causas del bruxismo, entre las más comunes el estrés, una dentadura con una mordida incorrecta o a una prótesis mal asentada, como puede ser un puente o una corona. Normalmente, las personas no son conscientes de este problema y suele ser un especialista, el dentista o maxilofacial, el que se da cuenta del bruxismo que sufre un paciente, al ver un desgaste excesivo de los dientes o la zona oclusal. No obstante, hay muchas personas que sufren bruxismo y nunca experimentan ningún tipo de síntoma o dolencia.

Los síntomas más comunes del bruxismo son el desgaste desproporcionado de los dientes, dolor en la mandíbula al levantarse por las mañanas, tensión en la musculatura facial y dolor de cabeza. Si estás notando alguna de estas sintomatologías no dudes en visitar a un profesional de la Clínica Dental Virgen del Pilar, para que te dé una solución. Pasar por alto un problema de bruxismo puede derivar en consecuencias más graves como dificultades para abrir y cerrar la boca, rotura de los dientes, desplazamiento o aflojamiento de los dientes, etc.

Y aunque no existe un tratamiento específico para curar el bruxismo, en Clínica Dental Cardedeu, ponemos a tu disposición soluciones que ayudan a disminuir la tensión muscular de la mandíbula y a evitar que este problema se agrave. Lo más común es la colocación de unas férulas de descarga para dormir, que ayudan a relajar la musculatura, protegiendo los dientes y evitando su desgaste o rotura. Otra opción muy frecuente es la realización de ejercicios fisioterapéuticos y técnicas de relajación, que ayudan a mantener la mandíbula sana y fuerte y a relajar las articulaciones de la mandíbula.

Si crees que padeces bruxismo no dudes en acudir a un odontólogo para que te realice un diagnóstico adecuado, pues aunque son muchas las personas que padecen bruxismo, no es una patología menos importante.

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies