Bienvenidos a Clínica Dental Cardedeu, tu dentista de confianza

Horario : 9.00-13.00 | 16.00-20.00
  Contacto : 93 846 09 15

Halitosis o mal aliento: qué es, tratamiento y productos recomendados

La Halitosis, también conocida como mal aliento, se define como el conjunto de olores desagradables que se emiten por la boca. Es un problema que afecta una de cada dos personas.

Se considera un problema de carácter social relacionado con una higiene bucal deficiente o con enfermedades de la cavidad oral, aunque en ocasiones puede ser una manifestación de alguna otra patología.

 

ORIGEN

En función de su origen, existen dos tipos de Halitosis: la Halitosis oral y la Halitosis extraoral.

La Halitosis oral proviene de la propia cavidad oral y se debe principalmente (en un 41%) a la acumulación de biofilm oral (placa bacteriana) en la lengua. Aunque también puede estar causada por otras situaciones como: problemas periodontales, caries dentales, hábito de fumar, entre otras. Según múltiples estudios científicos, la Halitosis oral corresponde al 90% de casos.

Cuando la halitosis se origina fuera de la cavidad oral, se denomina Halitosis extraoral. Se debe principalmente a trastornos sistémicos, del tracto respiratorio superior/inferior, del sistema digestivo, así como enfermedades hepáticas o renales. Y ésta corresponde al 10% de los casos.

 

CAUSAS

La producción de sustancias malolientes, los más frecuentes los Compuestos Volátiles de Sulfuro (CVS), se asocia a los productos resultantes de la degradación del metabolismo de las bacterias, generalmente las bacterias anaerobias gram-negativas, que se localizan principalmente en la zona posterior del dorso de la lengua y en otras localizaciones como bolsas periodontales.

Las causas de la Halitosis oral pueden ser patológicas y no patológicas.

Las no patológicas serían:

  • Aliento matutino: durante el sueño el flujo de la saliva disminuye, ello facilita el crecimiento incontrolado de bacterias productoras de gases malolientes.
  • Edad: la calidad del aliento cambia con la edad. Es probable que los ancianos sufran cambios regresivos en las glándulas salivales y afecten a la calidad y cantidad de la saliva, incluso con una buena higiene bucal.
  • Prótesis dentarias: las dentaduras postizas y puentes pueden acumular restos de comida. Si se dejan toda la noche se produce un desagradable y característico olor.
  • Fármacos: existen medicamentos que producen xerostomía (boca seca), como los anticolinérgicos, antidepresivos, etc. La saliva favorece la limpieza de cavidad oral y reduce el mal olor.
  • Tabaco: fumar crea un aliento característico que puede durar algunos días más, incluso después de haber dejado de fumar.
  • Periodos de ayuno: saltarse las comidas y llevar una dieta hipocalórica puede favorecer el mal aliento.
  • Dieta: después de la ingesta de algunos alimentos (cebolla, ajo) o el consumo de alcohol, ciertos metabolitos pueden absorberse a nivel gastrointestinal, pasan a la circulación, se metabolizan en la mucosa e hígado y son expulsados por los pulmones.

Las causas patológicas:

  • Enfermedad periodontal, caries.
  • Higiene oral deficiente, la falta de eliminación de biofilm oral (placa bacteriana), provoca el crecimiento bacteriano. Los lugares donde se suelen acumular las bacterias son la lengua, espacios interproximales, área subgingival, abscesos. La lengua es la localización de mayor predominio de las bacterias anaerobias en la boca.
  • Causas ulcerativas: úlceras traumáticas, infecciosas, estomatitis.
  • Faringe: infecciones víricas, bacterianas o fúngicas.
  • Necrosis por radioterapia y quimioterapia en pacientes con neoplasias.

Las causas de la Halitosis extraoral podrían ser: nasales (sinusitis), enfermedades digestivas, enfermedades respiratorias, enfermedades sistémicas (diabetes mellitus mal controlada, infección renal, disfunción hepática, Síndrome de Sjögren, artritis reumatoide, etc.).

 

DIAGNÓSTICO

En general, la Halitosis es difícil de diagnosticar, ya que es improbable que uno mismo detecte su propio mal aliento. En algunos casos el mal aliento simplemente se sospecha. Ante la duda, se recomienda consultar el tema con alguna persona de confianza, quien podrá detectar con mayor facilidad la presencia de mal aliento.

Desde el punto de vista asistencial, la ayuda de un profesional del área odontológica puede contribuir en el diagnóstico. En la exploración de un paciente con Halitosis se involucran aspectos fundamentales, como el estado de salud general junto con el estilo de vida (costumbres y hábitos), también la situación oral y sus hábitos de higiene. Además, se debe realizar una medición cuantitativa del mal aliento.

 

TRATAMIENTO ODONTOLÓGICO

El tratamiento de Halitosis oral está orientado a disminuir el número de bacterias productoras de mal olor depositadas en el dorso posterior de la lengua y en el surco o bolsa periodontal, así como la volatilización de productos malolientes.

Entre los agentes antimicrobianos usados en el tratamiento se encuentra la Clorhexidina a baja concentración 0.05%, el Cloruro de cetilpiridinio y el Lactato de zinc que han demostrado su eficacia en la reducción de variables asociadas a la Halitosis.

A nivel general, los protocolos de tratamiento contemplan la realización de una limpieza dental profesional e instrucciones de higiene oral que van desde un correcto cepillado y limpieza interproximal, a una limpieza completa de la lengua4 (con un limpiador lingual acompañado de un colutorio realizando gargarismos para alcanzar la parte posterior del dorso lingual).

BIBLIOGRAFÍA

– Fermandez Aménaza J., Rosales Gonzales R. Halitosis: Diagnóstico y tratamiento en atención primaria. MEDIFAM 2002; 12:46-57. Vol. 12-Num.1.

– Mc Dowell JD, Kassebaum DK, Diagnosing and treating halitosis. J Am Dent Assoc 1993; 124: 55-64.

– Winkel EG, Roldán S, Van Winkelhoff AJ, Herrera D, Sanz M. Clinical effects of a new mouthrinse containing chlorhexidine, cetylpyridinium chloride and zinc-lactate on oral halitosis. A dual-center, double-blind placebo-controlled study. J Clin Periodontol. 2003 Apr;30(4):300-6.

– Roldán S, Herrera D, Sanz M.Biofilms and the tongue: therapeutical approaches for the control of halitosis. Clin Oral Investig. 2003 Dec;7(4):189-97. Epub 2003 Sep 26.

 

PRODUCTOS RECOMENDADOS

Leer más

Hipersensibilidad dental (Lacer ®)

La hipersensibilidad dental o “dientes sensibles” se manifiesta por la sensación dolorosa (dolor agudo y de escasa duración) provocada por el contacto del diente con algunos estímulos (frío, calor, dulces, cepillado, etc.). Puede presentarse en dientes aparentemente normales, pero existe predisposición cuando la dentina queda al descubierto por alteración del esmalte (caries) o bien por retracción del borde de la encía (enfermedad periodontal). En ambos casos se facilita la estimulación de las terminaciones nerviosas y con ello la percepción del dolor.

Leer más

Enfermedades periodontales (Lacer ®)

Clásicamente, las enfermedades periodontales se dividen en dos grandes grupos:

Gingivitis
La gingivitis es una inflamación de las encías, que aumentan su sensibilidad, se irritan y que, en muchos casos, se acompaña de sangrado. Su desencadenante más frecuente es la placa dental, que consiste en una fina película formada por restos de alimentos, bacterias y saliva. Si la placa dental no se elimina regularmente, se adhiere a la superficie del esmalte, atacando las estructuras del diente y produciendo una serie de sustancias que inflaman las encías, dando lugar a gingivitis, enrojecimiento y probable sangrado gingival. Si no se trata a tiempo, puede evolucionar a periodontitis (piorrea), llegando incluso a descarnar el diente y a dañar su estructura ósea, hasta la pérdida irreversible de la pieza dental. El cepillado después de cada comida con una pasta dentífrica especial para encías y el enjuague bucal son fundamentales para la prevención y tratamiento de la gingivitis.

Periodontitis
El proceso inflamatorio gingival se extiende al propio ligamento periodontal, e incluso al hueso alveolar, con destrucción de ambos.
Se produce la aparición de las bolsas periodontales y el proceso destructivo se extiende hasta llegar a comprometer la estabilidad del diente. En estadíos terminales los dientes aparecen separados, con pérdida de su ubicación normal y, finalmente, se produce la caída irremisible de la pieza.

Leer más

Odontología mínimamente invasiva. ¿De qué se trata?

Una buena definición de este concepto es la siguiente: “respetar la salud, la función y la estética de todos los tejidos bucodentales evitando la aparición de enfermedades o deteniendo su evolución con una pérdida tisular mínima.” Utilizando esta definición, nuestro objetivo es prevenir la aparición de enfermedades bucodentales (ya sea caries o enfermedades bucodentales de carácter periodontal o tumoral), en primer lugar, trabajando continuamente con los pacientes para evaluar y reducir los factores de riesgo de estas enfermedades o, si la enfermedad ya está presente, tratarla de forma quirúrgica y/o química con la mínima pérdida de tejido tisular posible para esa situación determinada.

¿Cómo podemos prevenir las enfermedades bucodentales? El primer paso es evaluar la situación actual: por ejemplo, el grado de pérdida de inserción periodontal o el grado de penetración de caries. Para establecer una evaluación de referencia de la enfermedad actual, debemos determinar tantos parámetros como sea posible: profundidad de las bolsas periodontales, sangrado al sondaje, movilidad, afectación furcal, recuentos bacterianos, volumen, calidad y pH salivares, etc. También debemos conocer los hábitos actuales de higiene bucodental del paciente y los productos que utiliza, las enfermedades subyacentes que padece y los medicamentos que toma, así como sus hábitos alimenticios, si es fumador, etc.

Esta información de referencia se utilizará posteriormente para determinar el tipo y el grado de riesgo que el paciente tiene para cada enfermedad. Tras la evaluación detallada del riesgo de enfermedad, el equipo de profesionales dentales puede trabajar con cada paciente para informarle sobre el estado de su enfermedad y el nivel de riesgo, implementar intervenciones conductuales y químicas para revertir el proceso de la enfermedad y reducir los factores de riesgo, y trazar un plan de tratamiento para restaurar y preservar su estética y funciones bucodentales. El resultado de este enfoque triple individualizado (educación, intervención y restauración) depende de la obtención de un diagnóstico preciso de los factores de riesgo que provocan la enfermedad actual del paciente, y no solo del estado de su enfermedad actual.

Es evidente, por ejemplo, que la restauración de piezas dentales cariadas no evita una nueva aparición de la caries, es decir, la colocación de un empaste no reduce la probabilidad de recurrencia de la caries en esa o en otra pieza dental. Para que una restauración tenga éxito a largo plazo, es fundamental conseguir un entorno bucodental que favorezca la proliferación de una flora bacteriana saludable, eliminando los factores que permitan el predominio de bacterias patógenas. La odontología mínimamente invasiva se centra en el tratamiento de las enfermedades bucodentales, y no solo en sus signos y síntomas. El objetivo final es, en primer lugar, evitar la aparición de enfermedades o, si la enfermedad ya está presente, erradicarla y prevenir su recurrencia.

PARA OBTENER MÁS INFORMACIÓN

Visite el sitio web del Congreso Mundial de Odontología Mínimamente Invasiva en www.wcmid.com. Para acceder a artículos más amplios sobre el Tratamiento de la Caries mediante la Evaluación del Riesgo (CAMBRA), visite www.cdajournal.org. Los números correspondientes a febrero y marzo de 2003 y a octubre y noviembre de 2007 están dedicados a describir CAMBRA y cómo implementar un programa integral de tratamiento de la caries en su consulta.

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
 
Chat de WhatsApp con CDC
Enviar vía WhatsApp