Bienvenidos a Clínica Dental Cardedeu, su dentista de confianza

Horario : 9.00-13.00 | 16.00-20.00
  Contacto : 93 846 09 15

All Posts in Category: Caries dental

Los sellantes (selladores)

¿Qué son los sellantes dentales?
Los sellantes dentales son películas delgadas de plástico que se pintan en las superficies masticantes de los dientes posteriores — molares y premolares –, y son muy eficaces para evitar la destrucción del diente (caries). Los sellantes dentales son especialmente eficaces en los dientes posteriores ya que los dientes posteriores contienen cavidades y ranuras más difíciles de alcanzar que sirven de alojamiento a los restos de alimentos y la formación de placa bacteriana.

¿Qué eficacia tienen los selladores dentales?
Como los sellaantes actúan como una barrera física contra la destrucción dental y la formación de placa bacteriana, en la mayoría de los casos ofrecen un 100 por ciento de protección — la variante más importante es el grado en que se adhiere el sellador a la superficie del diente. Además, las investigaciones han demostrado que los selladores detienen la caries cuando se colocan en la parte superior de un diente destruido ligeramente por la caries. Esta acción sella el suministro de nutrientes a las bacterias que causan caries. El sellador dental deja de ser efectivo cuando se rompe toda o parte de la unión entre el diente y el sellador.

¿Quiénes son los candidatos potenciales para usar los sellantes dentales?
Los selladores son particularmente beneficiosos para los niños porque sus dientes permanentes, recién brotados son más propensos a las caries y han sido menos beneficiados por el fluoruro. Sin embargo, los pacientes de todas las edades pueden aprovechar las ventajas de los selladores dentales.

¿Qué implica el procedimiento?
El procedimiento comienza con la limpieza de la superficie del diente, el enjuague de la superficie para eliminar todo rastro del agente limpiador y el secado del diente. Se aplica una solución o gel a la superficie del diente, incluso a las cavidades y ranuras, para que la superficie del diente se vuelva áspero. Después de unos segundos, la solución se enjuaga con agua y se seca la zona. A continuación, se aplica el sellador líquido y se deja endurecer.

Con la higiene oral adecuada, los selladores podrían durar de 5 a 10 años.

 

Fuente: Methodist Health Care System, Houston, Tx.USA. Modificado por Webmaster.

Leer más

El 50% de las caries se producen en Navidad. ¿Cómo prevenirlo?

Fiesta, celebraciones y emotivos encuentros son sinónimos de la Navidad, pero también de cambios de rutina en nuestra alimentación y en el aumento de la ingesta de dulces. En esta época es muy importante la prevención y el cuidado de nuestra salud bucodental y saber lo que comemos, para no sufrir las consecuencias negativas de los excesos durante estos días.

Según indica el odontólogo Iván Malagón, «después de la Navidad, muchos son los pacientes que acuden a consulta con problemas de caries y problemas dentales, tanto adultos como niños. En el caso de los más pequeños, más del 50% de ellos son producidos en esta época por un excesivo consumo de azúcar y una inadecuada rutina de higiene».

Además, añade que «la expresión “somos lo que comemos” toma especial protagonismo cuando hablamos de salud bucodental. En muchas ocasiones, no somos conscientes que numerosos alimentos que están en nuestra dieta diaria pueden llegar a ser realmente perjudiciales para nuestros dientes y los tejidos que los rodean. Simplemente controlando los tipos de alimentos que ingerimos, su cantidad, frecuencia y conociendo nuestra biología individual (tipo y calidad del esmalte, tendencia a sufrir caries o sangrado de encías, etc), podemos darle a nuestros dientes muchos más años de vida sin gastar dinero ni esfuerzo».

El doctor ofrece diez consejos para conservar la dentadura sana y bonita durante la Navidad y durante todas las etapas de la vida:

1. La regla básica: cepillar los dientes después de cada ingesta de comida y, al menos, tres veces al día. Nunca debes irte a la cama sin lavarlos y sin haber usado seda o hilo dental entre tus dientes.

– En la boca no solo hay dientes: debes mantener una correcta higiene de tu lengua y paladar mediante limpiadores linguales o, incluso, con tu propio cepillo. Para evitar que las encías se inflamen y sangren, realiza masajes con movimientos circulares en cada cepillado.

– Antes de usar cualquier colutorio es mejor que consultes a un especialista. Alguno no pueden usarse en determinados casos y otros no se recomiendan emplearlos de manera continua.

– Cambia tu cepillo cada 3 meses, o siempre que las cerdas hayan perdido la forma y estén despuntadas.

2. Cuidado con el turrón y dulces típicos navideños: es aconsejable ingerir mejor turrón duro que blando o de chocolate (contienen más cantidad de azúcar). La composición del turrón duro es en su mayoría almendra, miel, clara de huevo y un bajo porcentaje de azúcar. Si optaras por chocolate, mejor el negro, al 70% posee propiedades antioxidantes y cardioprotectoras.

3. Navidad, exceso de azúcar. Las golosinas pegajosas y los dulces blandos crean muchos problemas de inflamación de encías en los niños y adultos que llevan aparatos de ortodoncia. Los dulces más duros pueden fracturar los dientes, así como destrozar los empastes y dañar los trabajos de ortodoncia. Las bacterias productoras de caries se nutren especialmente de los alimentos ricos en azúcares.

4. Alerta con las bebidas con azúcar. Consumir en exceso bebidas azucaradas puede llegar a ser muy agresivo para los dientes, dañando gravemente el esmalte. Al endulzar el café o las infusiones, es recomendable el aspartato, la estevia u otros edulcorantes. Pero cuidado con los productos «light» o sin azúcar, ya que es posible que contengan fructosa, glucosa y otros azúcares, que son dañinos para los dientes.

5. Evita beber bebidas carbonatas o zumos ácidos (naranja, limón o pomelo). Este tipo de bebidas descalcifican el esmalte de tus dientes y provocan un desgaste prematuro. Otras como el café, el té o el vino pueden teñirlos. Un consejo es usar pajitas al beberlos.

6. Control con el alcohol. En los brindis navideños es recomendable ingerir bebidas sin azúcar o champán sin alcohol, pero si es complicado resistirse, elige vino tinto, ya que el vino blanco y el champán, son más agresivos para el esmalte y para el cemento de la raíz dental.

7. Cambios bruscos de temperatura, ¡peligro! Los cambios bruscos de temperatura en los alimentos provoca aumento de la sensibilidad e, incluso, inflamaciones de los vasos sanguíneos del interior de tus dientes.

8. Aumenta el consumo de proteínas, calcio, flúor y vitaminas A, C, D y K.

9. El tabaco, un gran enemigo de la salud y de nuestros dientes: provoca pérdida en la permeabilidad de las mucosas, es decir, disminuye la oxigenación de todo tejido, lo que provoca un envejecimiento prematuro y deteriora la salud de los tejidos que rodean al diente.

10. Y, por supuesto, acude a tu odontólogo si ves que notas algún problema en tu boca o dientes. Además, la visita a este especialista es obligada al menos dos veces al año como medida de prevención.

Leer más

Un buen cuidado dental evita problemas graves de salud

El aseo bucal es esencial y es necesario saber hacerlo de manera correcta.

Un buen cepillado dental tres veces al día, después de cada comida, además del hilo y el enjuague debe ser parte del día a día desde edades tempranas para evitar enfermedades que con el tiempo se pueden agravar.

La odontóloga especializada en implantes, Jacqueline Gallegos, recuerda que también hay que cepillar la lengua para evitar acúmulos de placas bacterianas que pueden ser el factor principal de caries o inflamación de la encía.

Y si no se dispone de una pasta dental, es suficiente con un buen cepillado y suficiente agua, asegura la experta. La pasta dental, añade, es un vehículo para que el cepillado sea más confortable y que la boca quede con un aliento agradable, y aunque no son tan importantes, tienen sustancias que ayudan a la salud dental de los dientes. Pero lo esencial es que esta buena costumbre ayuda a eliminar los restos de alimentos que quedan en la boca.

 

Controles permanentes

La Dra. Gallegos señala que por lo menos hay que visitar al odontólogo dos veces al año con fines preventivos para limpiar los cálculos y evitar que las patologíaas bucales avancen.

Entre las enfermedades bucales la más frecuente es la caries dental, que si no es tratada a tiempo conlleva a la pérdida de una pieza (diente o muela); una inflamación gingival (gingivitis), una afección a las encías, que si no es curada puede progresar y convertirse en algo más severo como la periodontitis, que es la infección de los ligamentos y huesos que sirven de soporte a los dientes, por lo que se corre el peligro de perder la dentadura en su totalidad.

Para prevenir estos daños, es necesario perder el miedo al dentista, que en la actualidad hecha mano de equipos y herramientas silenciosos y tratamientos avanzados que han logrado que las extracciones, por ejemplo, ya no sean un golpe sicológico para el paciente que “no se siente mutilado”, porque la pieza perdida es reemplazada con una prótesis sujeta con un tornillo de titanio que se coloca en el alveolo.

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies