Bienvenidos a Clínica Dental Cardedeu, tu dentista de confianza

Horario : 9.00-13.00 | 16.00-20.00
  Contacto : 93 846 09 15

All posts by Dra. Isabel Carreño Hernández

Las infecciones bucales

Herpes simplex

¿Qué es el virus del herpes simplex?

Algunas personas las llaman úlceras dolorosas, otras ampollas de fiebre, pero esta condición molesta y a menudo crónica y dolorosa es causada por el mismo virus: herpes simplex. De acuerdo con el Instituto Nacional de Investigación Dental (National Institute of Dental Research), ocho de cada diez adultos estadounidenses están infectados con este virus. Una vez infectada, una persona tendrá el virus del herpes simplex por el resto de su vida. Cuando está inactivo, el virus permanece latente en un grupo de células nerviosas. Algunas personas nunca tienen síntomas del virus, otras tienen brotes periódicos de infecciones.

 

¿Qué causa el virus del herpes simplex?

Caracterizado por lesiones parecidas a las ampollas que ocurren por un período de ocho a 10 días alrededor de los labios, la mucosa oral o la lengua, el virus es altamente contagioso y puede diseminarse fácilmente por contacto directo de piel a piel. Las dos formas más comunes del virus son el herpes simplex de tipo 1 (SHV1, su sigla en inglés es HSV1) y el herpes simplex de tipo 2 (SHV2, su sigla en inglés es HSV2). El SHV1 se asocia más a menudo a las infecciones de la cavidad oral, mientras que el SHV2 se asocia más a menudo a las infecciones de herpes genital. Sin embargo, las investigaciones sugieren que los dos tipos de SHV pueden infectar tanto la boca como los genitales.

 

¿Cómo pueden evitarse las infecciones del SHV?

Ya que el SHV se transmite por contacto directo, contacto físico tales como el beso o las relaciones sexuales, el mejor método de prevención es evitar el contacto físico con las úlceras del SHV cuando alguien está experimentando un brote de esta enfermedad. Sin embargo, el herpes genital puede ser contagioso sin causar ningún síntoma de la enfermedad, según los Centros para el Control de las Enfermedades y la Prevención (Centers for Disease Control and Prevention).

 

¿Cuáles son los síntomas de una infección del virus del herpes simplex?

La infección inicial del virus del herpes simplex podría no causar síntomas o causar síntomas graves parecidos a los de la gripa con úlceras en la boca. En las infecciones recurrentes, las vesículas tienden a brotar en la misma área (algunos pacientes nunca tienen ningún otro síntoma, aparte de la infección inicial). A continuación, se enumeran los síntomas más comunes de una infección oral del virus del herpes simplex. Sin embargo, cada individuo puede experimentar los síntomas de una forma diferente. La progresión de los síntomas puede incluir lo siguiente:

  • Los síntomas podrían comenzar con enrojecimiento, hinchazón, calor y dolor en el área en la cual brotará la infección.
  • Las ampollas llenas de fluido podrían aparecer en los labios o debajo de la nariz. Estas ampollas son muy contagiosas.
  • Las ampollas exudan fluidos y se convierten en úlceras.
  • Después de aproximadamente cuatro días, las úlceras comienzan a formar una costra y a cicatrizar.

Los síntomas del virus herpes simplex oral  pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Siempre consulte a su médico para el diagnóstico.

 

¿Cómo se diagnostica el SHV oral?

El virus herpes simplex es difícil de diagnosticar. A menudo confundido con varias otras infecciones, por ejemplo reacciones alérgicas, el virus herpes simplex puede determinarse sólo con un cultivo del virus, examen de sangre o biopsia. Sin embargo, la localización de las vesículas es, para un médico, una indicación positiva de una infección.

 

Tratamiento de las infecciones orales de SHV

El tratamiento depende de la gravedad de los síntomas del virus SHV. El tratamiento específico para la infección de SHV será determinado por su médico, o médicos basándose en lo siguiente:

  • Su estado general de salud y su historia médica.
  • Que tan avanzada está la enfermedad.
  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
  • Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.
  • Su opinión o preferencia.

El tratamiento podría incluir lo siguiente:

  • Mantener la zona infectada limpia y seca.
  • Tratamiento con antibióticos para infecciones provocadas por bacterias.
  • Cremas antivirales tópicas.

 

Fuente: Methodist Health Care System, Houston, Tx.
Leer más

La importancia de una buena oclusión

La oclusión es la base sobre la cual trabaja la ortodoncia. Cuando hablamos de maloclusión dental nos referimos a cuando el engranaje del maxilar superior y el de la mandíbula inferior no encajan correctamente entre sí.

En muchos casos la maloclusión puede ser hereditaria (anomalías del desarrollo craneofacial) y en otros casos puede verse provocada por la presencia de malos hábitos desde la infancia, desarmonías en el tamaño, número o posición de los dientes, ausencias o pérdidas dentales, traumatismos y casos de pérdida de soporte dental por enfermedad periodontal.

Tipos de maloclusión

Plano vertical

Una buena mordida es aquella que supone que un tercio de la arcada superior solape la arcada inferior. Si esto no sucede es cuando se da lugar a dos tipos de maloclusión:

La mordida abierta: es decir la falta de solapamiento de los dientes en el plano vertical.

La sobremordida: sucede que los dientes de la arcada superior sobrepasan más de un tercio a los dientes inferiores. En el peor de los casos, los dientes de la arcada superior pueden sobrepasar un 100% a los inferiores.

Plano transversal

En este caso hablamos de mordida cruzada y mordida de tijera.

La mordida cruzada es lo que sucede cuando la arcada superior se sitúa por dentro de la inferior.

Mientras que la mordida de tijera se refiere al tipo de mordida en que la arcada superior sobresale del plano transversal mucho más de lo que debería.

Plano anteroposterior

Aquí la mordida se clasifica en tres clases diferentes:

Clase I: la mordida correcta. Habiendo buena oclusión entre el maxilar superior y la mandíbula inferior los dientes no chocan entre sí y se crea la oclusión ideal para la salud dental.

Clase II: es cuando la arcada superior se adelanta con respecto a la arcada inferior a nivel del canino y el molar. Esto genera un resalte y aumenta la distancia de separación entre los dientes superiores e inferiores.

Clase III: esta vez la arcada inferior se adelanta con respecto a la arcada superior. Se observa un resalte invertido.

Cómo trabaja la ortodoncia para corregir la maloclusión

El alineamiento y la oclusión correcta son unos de los objetivos fundamentales de la ortodoncia. Los beneficios que persigue un tratamiento de ortodoncia al corregir la oclusión de un paciente son:

Mejorar la salud oral

El apiñamiento dental favorece la acumulación de placa y dificulta en gran medida una correcta limpieza de los dientes. Además el apiñamiento dental y la maloclusión aumentan el riesgo de la aparición de caries, gingivitis y enfermedad periodontal.

 

Estabilidad dental y periodontal

El apiñamiento puede provocar que uno o más dientes se vean desplazados fuera del hueso de soporte. Incluso, la maloclusión puede generar que con cada cierre masticatorio algún diente se vea empujado hacia una situación de inestabilidad dando lugar a una retracción de la encía y a una falta de soporte periodontal.

 

Mejorar la función masticatoria

Algunos pacientes refieren tener dificultades al masticar o cortar ciertos alimentos debido a la mala posición dental. Si sólo contactan unos pocos dientes, además de tener dificultades para masticar, las piezas dentales tendrán mayor desgaste.

 

Mejorar el habla

Ciertos trastornos neuromusculares y malos hábitos que causan problemas en el habla, pueden ser causantes de tener una maloclusión. Es importante discernir si la maloclusión contribuye al problema de fonación ó viceversa.

 

Mejoría estética y psico-social

Las anomalías dentofaciales graves y las maloclusiones más severas tienen un efecto negativo en el bienestar psicosocial y en la autoestima las personas. Al corregir las malposiciones dentales ayudamos a los pacientes a que se sientan más satisfechos con ellos mismos.

Recuerda que para tener una sonrisa bonita no se trata solo de estética dental, se trata de salud dental y de buenos hábitos de higiene. ¡Mantener una sonrisa saludables es también tener una sonrisa bonita!

Leer más

Ruidos en la mandíbula… ¿Es normal?

En el funcionamiento normal de la ATM (articulación temporomandibular), ni la articulación ni la musculatura asociada deben doler ni hacer ruidos tanto al realizar la acción de apertura o cierre mandibular como al lateralizar la misma. Debe funcionar suavemente y de forma indolora en su gama de movimientos normales.

 

 

 

El punto crítico para el paciente con problemas en la ATM es el estado del conjunto menisco-cóndilo (almohadilla-mandíbula) respecto a la fosa glenoidea (hueso temporal del cráneo) durante la carga máxima de la oclusión; es decir,  en el momento culminante de la fuerza de la masticación que provoca el contacto dental, fundamentalmente en los segmentos molares posteriores. La intercuspidación de los dientes y sus relaciones entre ellos determinan la dirección y la intensidad de la  fuerza que absorberán estas estructuras. Los músculos son los agentes de control definitivos.

Dicho de otra forma, la oclusión genera estímulos nerviosos gobernantes (propioceptivos) que terminan a nivel del Sistema Nervioso y son finalmente la fuente de control de lo que hacen los músculos, aunque  éstos son sólo el el mecanismo que media la acción y que permiten que la misma exista. La forma en que se ajustan los dientes es la que determina en última instancia la forma en que se ajusta la articulación. Por tanto, la buena relación entre  los componentes de la ATM depende en gran medida de las relaciones de los dientes entre sí. Y, de la misma manera, todo aquello que altere la conexión entre las piezas dentarias afectará al funcionamiento normal de la articulación.

En el comienzo de esas alteraciones se puede presentar un desplazamiento anormal del menisco pero que se vuelve a colocar en su lugar en uno o todos de esos movimientos, lo que se traduce por un ruido al abrir y cerrar la mandíbula (clic recíproco). Si el disco no vuelve a su sitio, puede interferir en la apertura de la boca, reduciendo la misma y pudiendo provocar dolor por compresión. En este caso, paradójicamente, los ruidos desaparecen. Si los ruidos son como crujidos, continuos, nos podemos enfrentar a enfermedades avanzadas degenerativas, del tipo de la artrosis. Otras enfermedades más agresivas pueden producir ruidos articulares, pero no es el propósito de este escrito describirlas aquí.

Baste decir que los ruidos articulares pueden avisarnos de que algo anormal está ocurriendo y que debemos tomar medidas para evitar que se presente alguna lesión irreversible o, al menos, evitar que las que se se han producido no avancen hasta provocar incapacidades importantes en el funcionamiento habitual de nuestra boca.

Leer más

El láser de baja potencia en CDC

El láser de diodo, debido a su pequeño tamaño y a su bajo coste económico, es actualmente uno de los láseres con más predicamento en Odontología. Las aplicaciones de este tipo de láser se relacionan con su efec- to bactericida, con indicaciones especí- ficas en Periodoncia y Endodoncia. También se utiliza en la cirugía de teji- dos blandos y para el blanqueamiento dental.

Endodoncia

Uno de los principales objetivos del tratamiento endodóncico es dejar el conducto radicular libre de microorga- nismos. Para ello se pueden utilizar diferentes sistemas de desinfección y el láser de diodo es uno de ellos. No obstante se debe de tener precaución con su uso a fin de prevenir el posible daño térmico generado por el láser sobre el periodonto o el propio diente.

Literatura:
Moritz y cols hicieron un estudio in vitro en conductos radiculares con un láser de diodo, con una longitud de onda de 810nm y trabajando a 2, 3 y 4W de potencia durante 50 segundos, y consiguieron una completa eliminación bacteriana cuando empleaban las potencias de 2 y 3W5**.
Por otro lado Kreisler y cols compararon la acción del hipoclorito sódico al 0,9% frente al hipoclorito sódico combinado con un láser de diodo con el fin de conseguir la desinfección de los conductos radiculares. Emplearon una longitud de onda de 809nm y potencias de 1W, 3W y 4,5W durante 60 segundos. Obtuvieron una reducción bacteriana del 99,86% utilizando conjuntamente el hipoclorito sódico y el láser a 3W de potencia.
A pesar de estos datos, su conclusión es que el láser de diodo no puede sustituir al hipoclorito sódico, pero ayuda a obtenerner mejores resultados.

Periodoncia

En los tratamientos periodontales se pretende obtener la eliminación completa de todos los depósitos calcificados y bacterianos que están situados en las superficies radiculares. La aplicación de la tecnología láser para el control de las enfermedades periodontales está progresando rápidamente en los últimos años. Concretamente el láser de diodo es relativamente nuevo en el tratamiento periodontal. Los procedimientos que se pueden hacer con él son el curetaje de los tejidos blandos, el desbridamiento de las bolsas periodontales y todas las incisiones y excisiones gingivales. También tiene gran utilidad en la descontaminación de las bolsas periodontales, ya que consigue eliminar las bacterias anaerobias que contienen.

Literatura;
Moritz y cols efectuaron un estudio, en el cual aplicaban un láser de diodo de 805nm de longitud de onda a una potencia de 2,5W, sobre las bolsas periodontales durante 3-4 segundos. Obtuvieron una reducción de la presencia de Actinobacillus actinomycetemcomitans de un 73,5% y de la Prevotella intermedia de un 85,3%.
Por otro lado Kreisler y cols utilizaron una longitud de onda de 810nm y una potencia de trabajo entre 0,5 y 2,5W, demostrando que potencias superiores a 1W producen carbonización parcial o total de la superficie radicular. Observa- ron además que se obtiene un adecuado efecto antibacteriano empleando este láser a 1W de potencia**.

Cirugía bucal

El láser de diodo es absorbido en menor medida por el agua, y se absorbe más en profundidad que los láseres de Er: YAG, Er:Cr:YSGG y de CO2. Esto permite que la cirugía de los tejidos blandos se pueda realizar en la proximidad de los dientes. El uso del láser quirúrgico de diodo sobre el hueso no está indicado, y por consiguiente se deben tomar todas las precauciones posibles cuando se usa este láser en la proximidad del tejido óseo.

El láser de diodo puede ser utilizado en la cirugía de los tejidos blandos, y está indicado para el corte de la encía y de la mucosa bucal, para obtener coagulación en los procedimientos quirúrgicos con excesivo sangrado y para hacer el curetaje de tejidos blandos. Se deben tomar algunas precauciones cuando se emplea el modo de emisión continuo porque genera un rápido aumento de la temperatura en los tejidos sobre los que se trabaja. Las intervenciones quirúrgicas que se pueden hacer con el láser de diodo son: gingivectomía, exéresis-biopsia de tejidos blandos, frenectomías y vestibuloplastias, etc. (figs. 2 y 3).

Se puede conseguir una adecuada hemostasia en las lesiones superficiales de la mucosa bucal al desfocalizar el láser, aunque la hemostasia no es tan rápida como la que se consigue con el láser de Argón. Su efecto hemostático es mucho menor en comparación con el láser de CO2, por lo que solo nos será útil para realizar la exéresis de lesiones superficiales y no será recomendable para efectuar la exéresis de lesiones angiomatosas ni para hacer intervenciones quirúrgicas en las que se prevé que se producirá un sangrado profuso.

 

Implantología

El hecho de que se haya postulado un efecto inhibitorio del láser de diodo sobre el crecimiento de las bacterias

presentes en las bolsas periodontales, fundamenta su indicación en el trata- miento de la periimplantitis. En este sentido, los estudios in vitro realizados por Romanos y cols* y Hass y cols, en los que el láser de diodo fue aplicado sobre las superficies dentaria e implantaria con una longitud de onda de 905 nm durante un minuto, parecen conseguir aquel objetivo. Por otro lado, a pesar de que el contacto del haz de luz del láser con el implante provoca un ligero aumento de la temperatura del mismo, el 80-90% de la radiación es reflejada por su superficie, por lo que no está demostrado que el posible fracaso del tratamiento implantológico pueda ser debido a la absorción de la energía térmica emitida por este láser.

 

 

 

 

 

 

 

Blanqueamiento

El láser de diodo ha sido ampliamente comercializado para los procedimientos de blanqueamiento dental. La luz del láser de diodo activa el gel del blanqueamiento dental (H2O2) produciendo su descomposición química y acelerando su penetración en el esmalte. Sin embargo, la utilización del láser de diodo en este campo no reduce la aparición de sensibilidad dentinaria.

La realidad es que no se obtienen mejores resultados estéticos que con la técnica tradicional, pero tiene la ventaja de que disminuye el tiempo de tratamiento y por tanto es más cómodo para los pacientes.

 

Extraído del artículo “Aplicaciones del láser de diodo en Odontología – Applications of diode laser in dentistry”, Larrea-Oyarbide, Nerea* España-Tost, Antonio Jesús** Berini-Aytés, Leonardo*** Gay-Escoda, Cosme****
Leer más

Láser de diodo y sus aplicaciones en CDC

Con el paso de los años, las técnicas aplicadas en el área odontológica han avanzado considerablemente, con el fin de garantizar una mejor calidad de vida a los pacientes. Uno de los mejores ejemplos que revelan este crecimiento es el láser de diodo, el cual es considerado un método efectivo que facilita la realización de diversos tratamientos odontológicos.

Aplicaciones en odontología

Este mecanismo puede ser utilizado sobre tejidos blandos,  ya que se encarga de cortar y coagular al mismo tiempo, ofreciendo una respuesta efectiva en algunas cirugías. Además de esto, es posible emplearlo en muchas otras indicaciones en odontología con o sin anestesia, como, por ejemplo:

  • tratamiento de la sensibilidad
  • blanqueamiento dental
  • descontaminación de bolsas periodontales o periimplantarias, entre otros.

De igual forma, aporta grandes beneficios para la endodoncia, periodoncia e implantología, puesto que posee un efecto bactericida relevante. Definitivamente, es una tecnología punta puesta a la disposición de aquellos pacientes que requieren una atención específica, que les permita mejorar su salud bucal.

En cualquiera de los casos, es importante regular de manera adecuada el período de aplicación del láser y su potencia, para evitar el sobrecalentamiento de las superficies y tejidos vecinos, lo cual generaría necrosis. Por otro lado, tanto el especialista como el paciente deben utilizar protección ocular durante la aplicación del tratamiento.

Tratamientos odontológicos que se realizan con láser de diodo

Esta técnica resuelve ciertas necesidades importantes en el campo de la Odontología, entre ellas:

  • Terapéutica dental: sellado de fosas y fisuras, eliminación de obturaciones antiguas, preparación de cavidades y sensibilidad dentinaria.
  • Prótesis: preparación de las encías para la colocación de implantes o coronas.
  • Odontología estética: blanqueamiento de los dientes.
  • Operaciones: cirugía periapical, frenectomía, escisión de tejidos blandos (úlceras o herpes), lesiones benignas (mucoceles, fibromas, etc.)
  • Periodoncia y mantenimiento de implantes dentales: descontaminación de bolsas periodontales o periimplantarias.

¿Qué ventajas tiene el láser de diodo en Odontología?

La utilización de la fototerapia y el láser han logrado ocupar un espacio trascendental dentro de la terapéutica odontológica. Cada vez más dentistas se atreven a emplear esta técnica en su clínica dental, con la idea de integrar cambios en la metodología de trabajo y obtener respuestas inmediatas para el bienestar de las personas que confíen en él.

Hoy en día, existen diferentes tipos de láser que cumplen una función específica en los procedimientos bucodentales. Sin embargo, el láser de diodo ocupa un espacio relevante dentro de esta profesión, ya que destaca en el universo de opciones por la versatilidad, facilidad de uso, bajos costes y eficiencia.

Bajo este contexto, vale la pena resaltar los beneficios que aporta esta tecnología en la búsqueda de una salud bucal óptima:

  • Ofrece mayor precisión en la zona que se tratará.
  • Reduce los niveles de ansiedad en el paciente, gracias a que no requiere el uso de la anestesia en algunas situaciones. Una vez que se el láser toca la superficie, se genera un efecto anestésico que impide la presencia de dolores.
  • Antiinflamatorio y poco agresivo, en comparación con otras técnicas.
  • Descontamina la zona operatoria mediante la cauterización, a la vez que coagula con rapidez y evita el exceso de sangrado.
  • Mejora la cicatrización, por lo que no es necesario la sutura en la mayoría de las operaciones.
  • Menos molestias postoperatorias.
  • Es posible preservar la integridad del diente, casi en la totalidad.
  • Utiliza menos instrumental y crea un ambiente más cómodo para el odontólogo y el paciente.
  • Produce menos ruido que la turbina.

Los expertos no recomiendan el uso de este método para la eliminación de las caries profundas, puesto que si se aproxima al nervio dental, puede causar daños irreparables en esa pieza. Asimismo, no está indicado para remover algún material colocado previamente sobre el diente.

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies